El territorio también Habla.Uso del Borde Costero.

A propósito del Capítulo n° 5 del Ring de las Ideas dedicado al uso del borde costero en nuestra región y las problemáticas que conlleva publicamos el siguiente artículo.

 

El territorio tiene su propia lógica.

 

Se sabe que los pobladores de Chaitén están volviendo a sus viviendas. De la misma forma que lo harán en Constitución, Lebu y Dichato; de la misma forma en que ya lo han hecho en Indonesia y lo harán en Japón.

Porque el ser humano se instala donde suceden las cosas. El pescador querrá estar cerca del agua, que es el sustento, aunque ello implique riesgos, que por lo demás son parte de su vida misma.

Se gastaron enormes recursos económicos e intelectuales para la reubicación de Chaitén en un entorno más adecuado, más limpio, pero… ¿mejor? Es, a escala territorial, como volver a mediados del siglo XX, cuando se pensaba que el planificador tenía un mejor criterio como para decidir que el quiosco de la esquina no debía estar en la esquina, sino que a media cuadra al interior, pasando por un puente levadizo.

La reconstrucción del borde costero post-tsunami parece ser una situación análoga. Probablemente con la mejor de las intenciones, se ha realizado una planificación que no ha tenido en cuenta el porfiado peso de las costumbres, que a veces son tanto o más porfiadas que la topografía.

En otras palabras, no se puede desconocer que las cosas seguirán sucediendo donde tienen que suceder, por lo tanto lo más sensato es tomar precauciones para que el próximo evento telúrico nos encuentre preparados como sociedad antes que como infraestructura. Después de todo, podemos convertir Dichato en un Búnker y el próximo evento lo pasará de largo, o será en la cordillera, o quizás en el altiplano.

 

¿Vamos a hormigonar Chile, entonces, para estar seguros?

Obviamente, es necesario minimizar los riesgos dentro de lo posible, incorporando al diseño del borde costero criterios de sustentabilidad y resiliencia, pero sin tener que destruir el tejido social que daba vida a esos territorios. Después de todo, se trata de sanar un territorio, no reemplazarlo por otro.

Las buenas estructuras sociales duran más y son más firmes que los muros de contención anti-tsunami.

Planificación territorial no es ordenarle al territorio que haga lo que el planificador quiere que haga, sino que escuchar también lo que el territorio tiene que decir.

Aunque no tenga lógica.

 Por Hans Intveen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>